Islandia, Timelapse, y Dustin Farrell

26 jul Islandia, Timelapse, y Dustin Farrell

Como viene ocurriendo desde hace 3 años, este verano viajé a Islandia para impartir un taller de time-lapse al mismo tiempo que recorríamos el sur de la Isla. Si bien es cierto que repito esta actividad al menos tres veces al año, desde el verano pasado comparto esta experiencia en al menos una ocasión con algún compañero del medio. El año pasado fue con el fotógrafo publicitario de Illinois Jason Lyndsey, con quien impartí un taller de video con DSLR, y este verano ha sido con el reputado timelapser Dustin Farrell, de Arizona.

Desde un primer momento supe que viajar con Dustin Farrell por la orilla sur de Islandia, uno de los parajes mas fotogénicos del mundo, sería una experiencia inolvidable. No solo por la oportunidad de compartir conocimientos, técnicas y métodos de trabajo con el y los demás participantes, si no por disfrutar de una semana entera con un tipo fantástico de un gran sentido del humor y una humildad que parece solo hallarse en los mas grandes profesionales, aquellos que no tienen que rendir cuentas ante nadie, ya que su trabajo habla por si solo.

Empezamos a rodar el mismo día que llegaron los participantes, para aprovechar mas el tiempo los recogimos en el aeropuerto y nos desplazamos a la cercana península de Reykjanes, donde se pueden encontrar numerosas localizaciones de gran belleza para la realización de time-lapses, como playas con impresionantes formaciones rocosas, zonas de gran actividad geotérmica con fumarolas y burbujeantes cráteres y como no, el Blue Lagoon, una fantástica laguna de agua azul turquesa que brota de entre las rocas volcánicas.

Sin duda una de las mayores atracciones y donde mas disfrutaron tanto los participantes del taller como el propio Dustin Farrell fue en las numerosas cascadas que salpican la costa sur de Islandia. La majestuosa Seljalandfoss nos recibió con una fantástica luz y Selfoss nos asombró como siempre con su imponente caudal y las caprichosas formas de las rocas que la rodean.

Pero el plato fuerte estaba por llegar, y no es otro que Jokulsarlon, un lugar único en el mundo, un lago formado por el deshielo del mayor glaciar de Europa, Vatnajokull, del que multitud de icebergs se desprenden y son arrastrados por la corriente hasta el mar, donde muchos de ellos quedan varados en la negra arena volcánica de la playa.

Siempre que voy a Jokulsarlon me preguntan cuantas veces he estado allí, la verdad es que he perdido la cuenta, puede que entre 15 y 20 ocasiones, quizá mas, pero he de decir que siempre es diferente, ya que los icebergs, la luz, y la meteorología son muy cambiantes, y es casi imposible predecir como será o si las condiciones serán favorables.

Aunque no es que importe mucho la verdad, tanto si está nublado como si luce el sol, este es un lugar mágico, en el que sacar una mala foto es casi imposible, como bien señaló Dustin en un comentario jocoso. Pero es que además la suerte nos sonrió especialmente esta vez, y tuvimos un atardecer de los mas fascinantes que nunca haya visto, sin duda la mejor luz que he podido contemplar en Jokulsaron jamás, y que nos permitió disparar durante mas de 3 horas en unos tonos que a penas duran varios minutos en cualquier otra latitud.

Recuerdo que Dustin llegó con varias cámaras, sliders, etc, pero se vio tan asombrado por la luz y el paisaje, que no pudo mas que montar un trípode y una cámara la cual dejó disparando ininterrumpidamente mientras asombraba atónito la indescriptible belleza de una escena sin duda irrepetible.

Los viajes y talleres en Islandia se posponen hasta Noviembre y Marzo, cuando volveremos para fotografiar las auroras boreales, otro de los grandes fenómenos de la naturaleza que todo fotógrafo aficionado al paisaje debería captar con su cámara al menos una vez en la vida. Mas info aquí