Grabando 8K con cámaras convencionales

04 sep Grabando 8K con cámaras convencionales

Parece que los grandes fabricantes de equipos audiovisuales ponen cada vez más esfuerzo en crear y comercializar nuevos modelos equipados con hace poco impensables resoluciones. Esta carrera no es solo imparable, sino que crece exponencialmente. Además, las cámaras de alta definición ya no se consideran algo extraordinario: la competencia se estrecha, los productos en sí pasan a ser más asequibles y estando al alcance de usuarios no profesionales.

4K es hoy la resolución estándar. Todas las cámaras graban en 4K, ya que la mayoría de las producciones requieren esta resolución. No obstante, mientras broadcasters y productoras siguen intentando adaptar su workflow a 4K – este estándar ha sido adoptado solo en los últimos años – los fabricantes ya están comercializando cámaras y pantallas con 8K, avanzando hacia objetivos tecnológicos e instaurando nuevos estándares de calidad. 4K es hoy el estándar, pero sin duda 8K será su sucesor en el futuro – solo nos queda saber cuándo será.

Las cámaras digitales en 8K son aún bastante exclusivas y muy caras, y es seguro que estarán fuera del alcance del usuario medio por algún tiempo. Sin embargo, existe un simple atajo, un hack si así lo deseamos, para aquellos que necesiten crear auténtico contenido en 8K – time-lapse. Cualquier cámara fotográfica con un sensor de alta resolución puede realizar fotografías que abarquen, e incluso excedan, la resolución de 8K. Por esta razón, creo que el time-lapse es la mejor (y definitivamente más económica) vía para crear videos con una calidad que dejará con la boca abierta a cualquier espectador.

En los últimos años, he realizado todos mis proyectos con cámaras Sony A7r2. Mis videos son exportados en 4K, para optimizar la experiencia visual de los espectadores de Vimeo o YouTube, pero gracias al uso de las cámaras fotográficas en vez de cámaras de video, la resolución original de los archivos es, en realidad, 8K. Esto ha resultado a ser muy conveniente, ya que cada vez más compañías están mostrando su interés en contenidos 8K, bien sea para mostrar la alta resolución de sus pantallas, o para conseguir impactantes mensajes visuales para sus marcas.

La alocada velocidad de la carrera de los fabricantes de equipos audiovisuales es abrumadora e incluso desalentadora para muchos profesionales, ya que sienten una interminable presión para renovar continuamente sus equipos. Mi percepción de la situación es, sin embargo, bastante diferente: encuentro fascinante vivir en estos frenéticos tiempos modernos. Me intereso por cada nueva tecnología o innovación, y más que nada, pienso y trabajo en diferentes formas en las que ponerlas en práctica, de una manera inteligente y vanguardista.

Si te interesa aprender más sobre time-lapse, visita este tutorial. Y si quieres licenciar mi contenido en 8K, puedes hacerlo en Filmsupply, o puedes enviarme un email.