¿Qué pasa con video 360?

11 sep ¿Qué pasa con video 360?

La fotografía y videos 360 han estado presentes desde hace tiempo, pero es solo en los últimos años que es posible usar esta tecnología para producir contenido de forma habitual, para grandes audiencias. Es común encontrar videos 360 en YouTube y Vimeo – vaya, incluso Facebook posee una empresa, Oculus VR, dedicada a videos 360 y “realidad virtual”. Entonces, ¿qué ocurre con esta tecnología? ¿Es el futuro y deberíamos estar ansiosos y preparados por su llegada?, o ¿está destinado a lentamente desaparecer tras un período de gran tendencia, como su primo lejano, el video 3D?

Ante todo: video 360 vs. realidad virtual

 

Siento decírtelo: el video 360 no es lo mismo que la realidad virtual.

Ambos usan esencialmente la misma forma – video panorámico, esférico e inmersivo. Hay dos diferencias clave entre ellos: primero, VR es por defecto interactivo, mientras que el video 360 no lo es, y segundo, para conseguir esto el VR debe ser generado por ordenador, mientras que el video 360 puede ser producido mediante cámaras (de otra forma, no habría razón para que yo escribiese este artículo). Además de todo esto, para una experiencia totalmente inmersiva, VR debe visualizarse con gafas específicas, mientras que el video 360[1] puede ser experimentado de innumerables maneras. Ahora, esto es importante – ver videos 360 sin las gafas no es necesariamente una experiencia peor para el usuario.

Para hacerlo simple:

 

Ahora que sabemos esto…

¡Vamos a lo mío!

Yo me emociono como un niño pequeño con cada nueva tecnología. Así que naturalmente, tan pronto como el 360 se hizo accesible, me metí de lleno: podía hacer time-lapse en 360. Me construí un equipo con 4 cámaras Sony A7rII y 4 ópticas Samyang 8mm, montadas en una base de aluminio mecanizado que yo mismo diseñe. Salí a explorar y disparar como solía hacerlo antes, con mi equipo regular. Eventualmente, exploré otras opciones para capturar video 360, como montar una Gopro Fusion en un drone DJI Inspire, obteniendo imágenes sorprendentes.

La enorme ventaja de los videos 360 sobre los más complejos VR es el simple hecho de que no necesitan de gafas para su visualización. Esto significa que pueden ser experimentados de muchas formas distintas: moviendo el cursor en una pantalla, girando el móvil alrededor, o incluso proyectando en un domo, como puedes comprobar aquí. Por todo esto, el video 360 puede ser usado de tantas formas como te imagines.

Cada día se me ocurren nuevas ideas y descubro nuevas posibilidades de videos 360. Aún tengo mucho que aprender sobre esta tecnología, y debo admitir que es genial experimentar esa sensación de ser de nuevo un principiante. Si algo es cierto, es que trabajaré mas con esta tecnología en el futuro, tratando de perfeccionar mi técnica tanto como pueda. A través del time-lapse 360, espero poder explorar las antiguas cualidades de mi trabajo, el paisaje, el paso del tiempo y los destinos remotos, a través de nuevas lentes, perspectivas e innovadoras tecnologías. Espero poder mostrar es familiar paso del tiempo, de una forma diferente, sumergiendo al espectador más incluso para que pueda sentir algo más parecido a lo que yo siento cuando capturo estas imágenes.

Así que, ¿va el video 360 a remplazar o dejar obsoletas otras formas de video convencionales? Casi seguro que no. ¿Ha llegado para quedarse? Yo diría que sí. Pero incluso si no consigue cuajar, las oportunidades que ofrece de crear contenidos innovadores deberían de ser aprovechadas lo más posible mientras dure la moda.

Si deseas ver o comprar alguno de mis videos en 360, puedes hacerlo en Blend Media.

Y para finalizar continuación podéis ver algunos de mis vídeos favoritos.

 

[1]Esta simplificada explicación excluye el video 360 estereoscópico, donde se genera una imagen para cada ojo. Este tipo de videos requiere el uso de gafas.