10 Consejos para grabar con HDSLR

04 ene 10 Consejos para grabar con HDSLR

Hace ya varios años que irrumpieron en el Mercado las primeras cámaras SLR con grabación de video. Desde entonces tanto la venta de este tipo de cámaras como la escena cinematográfica independiente han sufrido una autentica revolución, en parte gracias a las posibilidades que brindan estas nuevas herramientas. Pero todavía muchos usuarios tienen problemas con su manejo.

Vamos a ver 10 consejos que harán mas fácil la grabación de video con SLR.

1. Modo manual. Lo primero que deberíamos hacer si queremos obtener resultados de calidad, es poner todos los ajustes posibles de nuestra cámara en el modo manual. Tanto en el dial superior de modos si procede, la pestaña de enfoque de nuestra lente, así como la compensación de exposición y otros ajustes que encontremos en el menú. Recuerda que algunas cámaras como las Canon, también disponen de algunas opciones como la “Corrección de iluminación periférica” o “Optimizador de altas luces” que hay que desactivar si no queremos tener desagradables sorpresas. Esto nos asegurará un total control sobre nuestras imágenes y evitará efectos indeseados.

2. Formato. La mayoría de las cámaras nos ofrecen dos resoluciones diferentes, 1920×1080, también conocida como FullHD y 1270×720. Esta ultima suele brindarnos la opción 50p, esto significa que grabará 50 fotogramas por segundo, al contrario que la primera que lo hará sólo en 25. La primera la usaremos en la mayoría de las situaciones, mientras que la segunda solo cuando necesitemos ese extra de fotogramas, que nos ofrecen la posibilidad de hacer cámaras lentas.

Es importante también que elijamos el sistema de video PAL, ello será lo que determine que nuestro video tenga 25 o 50 fotogramas por segundo. Mientras que si elegimos NTSC, contaremos con 30 o 60fps. El primero es el formato Europeo, y el segundo el Americano, también usado en Japón.

3. Diafragma y obturación. Si vienes de la fotografía, seguro que estás acostumbrado a disparar a cualquier velocidad de obturación, desde 1/2000 hasta 30s. Cuando trabajamos en video, podremos seguir usando el diafragma a nuestro gusto, pero la velocidad de obturación estará siempre marcada por el numero de fotogramas por segundo que grabemos (fps). Esto limita drásticamente nuestras posibilidades, y hace imprescindible el uso de filtros ND para ajustar la exposición. Pero profundicemos un poco mas. Si como señalamos anteriormente, estamos grabando a 25fps, necesitaremos obturar al menos una vez por fotograma, eso significa 25 obturaciones. Con lo cual, técnicamente, podríamos seleccionar una velocidad de obturación mínima de 1/25. Pero intentaremos no usar dicha velocidad a menos que por falta de luz, nos sea totalmente imprescindible. ¿Por qué? Por que para conseguir ese aspecto cinematográfico al que estamos acostumbrados, el obturador de nuestra cámara debe trabajar al equivalente en cine a 180º. ¿Qué significa esto? Que el obturador funciona de manera horizontal al eje de la imagen, igual que lo hacen nuestros parpados, consiguiendo así dicho look, mas fílmico y natural. ¿Y como calculo mi obturación para conseguir esos 180º? Muy sencillo, aplicamos la siguiente formula. E=Fx360/180, donde “E” es la obturación y “F” los fps. Por lo tanto, si estamos grabando a 25fps, habría que multiplicar 25 x 360 y dividirlo por 180. El resultado es 50, esa sería nuestra obturación, 1/50 de segundo. Pero si lo tuyo no son los números o no quieres hacer cálculos, memorízate estas obturaciones que son las que mas se usan.

25fps = 1/50

50fps = 1/100

30fps = 1/60

60fps = 1/120

24fps = 1/48

4. Enfoca con precisión. Una de las grandes ventajas con las que cuentan las DSLR es la lupa de enfoque, la cual permite hacer zoom hasta x10, ofreciendo un gran control sobre el enfoque. Esto es fundamental ya que como he señalado antes, debemos trabajar con el foco en manual. Cuando salieron las primeras DSLR que grababan video, la gente se quejaba de que el autofoco no funcionaba bien, y el seguimiento peor. Hoy los usuarios se van convenciendo cada día mas de que el autofoco no es necesario. ¿Has visto a algún operador de TV usando el autofoco? ¿Has visto alguna cámara de cine que lo lleve? Eso es por que los sistemas autofoco no son de fiar. La mejor forma de enfocar es haciendo zoom con la lupa, ajustando el foco al punto deseado, y de ser necesario, hacer varias mediciones y marcas para luego hacer un seguimiento.

5. Usa el trípode siempre que puedas. Debido al reducido tamaño y peso de las DSLR respecto a una cámara de video convencional, su inestabilidad cuando es usada sin trípode o estabilizador es su mayor inconveniente. Pensemos que estas cámaras han sido concebidas como cámaras de fotos, por lo tanto no tienen la forma y ergonomía adecuada para ser usadas a mano o a hombro. Resultando su uso de esta forma, en imágenes excesivamente movidas y temblorosas. Por ello quiero recomendaros encarecidamente el uso de un buen trípode, a ser posible con rotula de video que además de ofrecernos estabilidad, nos permita hacer movimientos de cámara con fluidez.

El trípode es sin duda el compañero indispensable de cualquier operador de video. Hay muchos mas accesorios, estabilizadores, sliders, gruas, etc. Pero empecemos por lo básico e imprescindible y sigamos creciendo.

6. Exponer con precisión. Uno de los aspectos mas delicados cuando trabajamos en video es la exposición. Al contrario que en fotografía, donde solemos trabajar en RAW y contamos con amplio margen para la corrección en la edición, en modo video nuestro margen de maniobra es mucho mas limitado. La imagen final de video, codificada en un formato H264, parecido a lo que en fotografía sería un JPG, no permite grandes correcciones antes de mostrar degradación, por lo que exponer correctamente es fundamental.

Para ello ignoraremos totalmente el aspecto de la imagen en nuestra pantalla, e incluso lo que marque el exposímetro. Confiando nuestra exposición a una correcta lectura y ajuste del histograma, donde comprobaremos que toda la información de nuestra escena se encuentra dentro del rango dinámico de nuestra cámara. Esta es la clave para una correcta exposición.

7. Balance de blancos. Este es otro de los ajustes del que no nos preocupamos mucho cuando trabajamos en fotografía, ya que es un simple metadato que puede ser cambiado a posteriori cuando disparamos en RAW. Esto cambia drásticamente en video, haciéndose imprescindible un ajuste de balance de blancos lo mas preciso posible en la toma, el cual evitará corregir en postproducción con la consiguiente degradación de la imagen.

Para ello lo mas práctico es usar los grados Kelvin adecuados, ajustando con precisión el numero deseado, algunas cámaras permiten cambios en pasos de 100º kelvin. Recordemos que la luz día se equilibra a 5.600k y la incandescente a 3.200k. Algunos fluorescentes, llamados erróneamente luz día, se balancean mejor en torno a los 4.000k o 4.500k.

8. Ajuste de sensibilidad (Iso). El iso, es el la medida en la que se mide la sensibilidad a la luz de nuestra cámara. Cuanto mayor sea el iso seleccionado, mayor será la sensibilidad del sensor hacia la luminancia de la escena. Por lo tanto, menor será la luz que necesitamos o con la que podamos trabajar. Pero cuando aumentamos el iso, también se incrementa el ruido de la imagen, sobre todo en las sombras, degradando considerablemente la calidad de nuestra toma. Por ello intentaremos siempre que se pueda mantener el iso en el valor mas bajo posible, buscando el compromiso entre sensibilidad y ruido. Para ello es importante conocer la respuesta de nuestra cámara ante el ruido, sabiendo que cuanto mayor es el sensor y mas avanzada la electrónica de la cámara, menor será el ruido y mayor la sensibilidad. En cámaras con tamaño de sensor APS-C podemos considerar un ruido aceptable hasta 800iso, mientras que en las llamadas Full Frame, podemos trabajar hasta 1600iso con niveles de ruido aceptables.

9. Elegir el perfil adecuado. Una vez hemos entendido que nuestra DSLR no graba video en RAW, el ajuste del perfil de grabación adecuado se hace imprescindible. De serie, nuestra DSLR viene con varios perfiles de imagen pregrabados, suelen tener nombres como; neutro, paisaje, retrato, monocromo, etc. Debemos elegir el que nos ofrezca el mayor rango dinámico, el cual suele ser el llamado “retrato”. Este perfil nos facilitará que no “peguemos” los negros al mismo tiempo que no “clipeamos” las altas luces.

Pero si quieres ir un paso mas allá, te recomiendo que utilices perfiles diseñados por marcas como Technicolor, con su perfil Cinestyle o los fantásticos perfiles de Marvels.

10. Visualizar y practicar. Creo que este es el consejo mas obvio a la vez que el mas útil de todos los aquí nombrados. El aprendizaje de cualquier técnica pasa inevitablemente por la incansable práctica de la misma. Se estima que el ser humano necesita unas 2.000 horas de práctica para controlar a fondo una nueva técnica, bien sea fotografía, video o cocina. Seguramente algunos necesiten mas que otros, porque a mi se me sigue pegando el arroz.

Sal ahí fuera y graba lo que se te ocurra, pero no te olvides de visionar el trabajo de otros, a parte de ser una gran fuente de inspiración, te servirá para aprender de ellos, su técnica, estilo y lo mas importante, su contenido.